El tradicional estilo gastronómico argentino aun tiene su lugar
El histórico Chiquilín de Bachín fue musa de grandes tangos y sigue vigente


Buenos Aires es una gran capital en cuanto a ofertas gastronómicas de calidad se refiere. Una ciudad con mil pizzerías, que también dio lugar al Sushi y a todo tipo de menúes étnicos. Sin duda tanta variedad enriqueció la cultura gastronómica local pero ese crecimiento en alguna medida ocurrió en detrimento de algunos antiguos bodegones que en muchos casos, variopintas crisis mediante también a no ignorarlo, desaparecieron. No es este, afortunadamente, el caso del mas importante y tradicional de los bodegones porteños: Chiquilín. Inaugurado originalmente en 1927 con el nombre de Bachín, paso luego a cambiarlo por el actual. En sus mesas cenaron grandes personalidades de cada época y fue musa inspiradora de tangos como "Chiquilín de Bachín" con letra de Horacio Ferrer y música de Astor Piazzola.   


Chiquilín es un exponente de restaurante argentino y lo demuestra con su parrilla y cortes tradicionales Aberdeen Angus. Si le preguntan a un mozo siempre les va a recomendar platos con carne como el bife de chorizo, el ojo de bife, el asado de centro o el lomo a la pimienta. Además, como les gusta tanto la parrilla también preparan en ella pescados y mariscos. 

Por su cercanía a Tribunales y al circuito comercial y financiero, los mediodías de Chiquilín son de los juristas, profesionales y ejecutivos. Las noches, por su proximidad a la calle Corrientes, son del público en general y de los artistas en un ambiente de refinada bohemia, decorado con fotos y pinturas de la cultura rioplatense, un clima de distensión en el que no faltan algunos turistas que quieren probar el verdadero sabor de lo argentino.


"Cuando llegués de New York,
De Hong Kong o de Madrid,
Hay un bife en Chiquilín
Y un abrazo para vos."

Del Tango "Buenos Aires es tu fiesta" 
Letra de Horacio Ferrer y música de Raúl Garello. 













0 comentarios:

Publicar un comentario