Con porte de “tanguero”, el especialista en tecnología Juan Marino (38 años, de Ramos Mejía) le dedicó “Fly me to the moon” (Frank Sinatra) a su mujer embarazada de Simón. Antes de la interpretación que tuvo pedido de bis por parte de los jueces, le dio una gran noticia a su amigo Nicolás, que lo elegía como padrino. Patricia Sosa y Alejandro Lerner detectaron la pose de arrabal del participante que “Tenía más la prestancia de tanguero que de jazz”, pero no dudaron en dejarle “las palancas verdes” y enviarlo a la final. A pedido de los familiares y amigos que lo fueron alentar, Marino cantó un tango.


0 comentarios:

Publicar un comentario